Caminar es la primera cosa que un niño desea hacer y la última a la que una persona mayor desea renunciar. Caminar es el ejercicio que no necesita de aparatos. Es la prescripción sin medicina, el control de peso sin dieta y el cosmético que no puede encontrarse en una farmacia. Es el tranquilizante sin pastillas, la terapia sin un psicoanalista y el ocio que no cuesta dinero.

Además no contamina, no necesita un equipamiento especial, es autoregulable e intrínsicamente seguro. Caminar es tan natural como respirar. (John Butcher, Fundador del Walk 21, 1999).

Las ciudades, los pueblos no dejan de ser un lugar ideal para caminar, un lugar que puede ofrecer una gran cantidad de argumentos. Caminar entre valores naturales, culturales, sociales, patrimoniales, turísticos…

Es ambicioso diseñar un proyecto de itinerarios que puedan servir para el uso de todos con el objeto de conseguir una salud mejor. Nuestra propuesta no sólo está dirigida a la gestión del envejecimiento de las personas mayores mediante un control por parte de los Centros de Salud para comprobar si se ha realizado el trabajo establecido, sino también a la del resto de ciudadanos. Cada ciudad, cada territorio puede regalar salud y ello hay que compartirlo, promocionarlo y aprovechar el retorno que genera para darle todavía más valor.

En nuestros proyectos combinamos el entorno natural, el entorno urbano, la accesibilidad, las medidas, las distancias, los desniveles, la vegetación, el mobiliario urbano, la iluminación, las nuevas tecnologías… No dejamos nada al azar.

Nuestra organización es pionera y especialista en mezclar todos estos elementos para conseguir incrementar la felicidad y la salud de sus habitantes y la de sus visitantes. Es hacer partícipes a los ciudadanos de la innovación. Podemos conseguir que su localidad, a través de unos itinerarios correctamente diseñados, sean frecuentados para llegar a ser beneficiosos.

Restneige - Senderismo Urbano