El eterno problema en los centros de restauración de las estaciones de esquí

La preocupación por las colas nace hace unos años debido a que, como en todos los negocios con horas punta, los flujos de entrada y salida no están perfectamente coordinados.

Este problema plantea una situación de compromiso: hay que evaluar el coste de añadir más unidades de servicio para minimizar las colas en comparación al coste inherente de las esperas. La pregunta es ¿hacemos una inversión para poner más canales de venta, con lo que ello supone para nuestro bolsillo, para que nuestros clientes esperen menos tiempo, sin saber si éstos están dispuestos a esperar más tiempo del que nosotros pensamos?

Es por ello que, para llegar al fondo de la cuestión, debemos diferenciar previamente dos conceptos, a nuestro modo de entender, importantísimos. En primer lugar, la mejora de la gestión de las colas y en segundo lugar, la mejora de la gestión de los procesos internos y que influyen para que éstas sean más rápidas.

Nuestro exclusivo método se basa precisamente en saber a ciencia cierta qué pasa en una estación de esquí, invirtiendo su organización el menor dinero posible para la mejora (siempre se está a tiempo de gastar).

Nuestro Sistema de Optimización de Colas trata estos problemas, aportando la mejor solución dependiendo de lo que su cliente necesita. Incluso hallaremos cuántas veces se supera el nivel de paciencia que está dispuesto a soportar el cliente. Todo ello con técnicas de ingeniería y de calidad, fáciles de trasladar al cliente.

Nuestra organización no solamente ofrece analizar la situación actual, sino que aportará las mejoras que se puedan realizar y si es necesario, implantar el mejor sistema.