Una nueva manera de ser competitivos donde todos salen ganando: los clientes, la organización y los proveedores

 

  • Restauradores: por un lado, las empresas tenéis unos limitados recursos, con lo que no podéis afrontar inversiones para diferenciaros de la competencia y así atraer más público. El sector servicios es uno de los sectores con mayor evolución, con unos márgenes que han ido decreciendo paulatinamente y no es fácil adaptarse a esta situación. Una estación de esquí no se escapa a ello.
  •  Proveedores: actualmente el elemento clave que necesitan es seguridad, elemento que actualmente difícilmente la organización puede asegurarles, a no ser que sean grandes marcas que patrocinen ésta.
  • Clientes: perciben que las organizaciones no realizan inversiones para adecuarse a sus necesidades actuales con lo que su grado de satisfacción disminuye y valoran en cambiar de empresa de servicios. Un cliente como el esquiador necesita ver realizados esos cambios y más cuando el flujo de clientes puede ser importante en determinadas fechas.

Hemos creado y desarrollado un método para solucionar este problema, con unos ingresos atípicos para los hosteleros y restauradores que satisfarán a sus clientes, los cuales verán que su empresa de servicios preferida está continuamente invirtiendo, teniendo en cuenta que sus proveedores “aliados” cada año facturarán más. A este método le hemos llamado Triple Win.