Una cadena de suministros está formada por todas aquellas partes involucradas de manera directa o indirecta en la satisfacción de la solicitud de un cliente. Esta cadena no incluye solamente al fabricante y al proveedor. A su vez se ha ampliado a servicios intangibles que llegan al consumidor.

La logística en una Estación de Esquí es mucho más compleja que en el resto de centros. Remontes, máquinas especiales, máquinas pisanieves… incluso helicópteros son necesarios para transportar los productos a los centros. El coste por kilo se incrementa respecto al resto de establecimientos situados a pie de calle o carretera. Por otro lado nuestros centros están situados en lugares alejados de los puntos importantes de origen de suministro, con lo que el servicio es muchas veces el más afectado. Ello implica mayores existencias. Muchas veces tenemos dinero depositado en almacenes que no rentan.

Hallaremos ese punto de equilibrio, con indicadores que establecerán la cantidad destinada a existencias de cada departamento o unidad de venta y lo necesario para no caer en una excesiva rotura de estocs. De todo ello depende la tesorería de una organización y por lo tanto, la cuenta de resultados.