La mejor manera de incrementar vuestro margen directo

Gestión de la calidad: Muchas organizaciones no pueden asumir disponer de un Sistema de Calidad reglado dados los requisitos o sus costes, los cuales suelen ser elevados, aunque todas ellas se ven necesitadas de disponer de un sistema organizativo para que su gestión sea eficiente y de paso mejorar el producto y/servicio.

Si estáis interesados en implantar un sistema de calidad propio, adaptado a vuestras condiciones y medidas, nosotros os ofrecemos la mejor solución con el objeto de mejorar vuestros procesos y por lo tanto, vuestros recursos.

Costes de calidad:

Un coste está formado por:

  • Dinero (suma de gastos).
  • Tiempo (suma de tiempo invertido).

A su vez, el tiempo invertido en producción se puede clasificar en dos niveles:

  1. Tiempos que añaden valor al producto (operaciones de transformación).
  2. Tiempos que no añaden valor al producto (controles, esperas, transportes, manipulaciones, almacenamientos…).

Para mantener o aumentar la competitividad de una empresa, en muchos casos, no es suficiente incrementar simplemente el ratio de eficiencia del proceso. Lo que importa es que el proceso dé respuesta al valor esperado por el cliente/usuario, satisfaga sus necesidades.

Estaremos de acuerdo en que el producto con más valor es aquel que satisface las funciones necesarias, con fiabilidad y al mínimo coste. Es decir, si quisiéramos definir un nuevo concepto de calidad, se trataría de fabricar o elaborar el mejor producto o servicio al menor coste posible.

Si nos permitís, nosotros le hemos añadido: siempre que el usuario lo necesite.

Por lo tanto, en las organizaciones modernas, se hace necesario identificar cuáles son estos costes, con el objeto de incrementar el margen, sabiendo de la dificultad de mantener los ingresos.